¿QUÉ ES LA FASCITIS PLANTAR? SÍNTOMAS, CAUSAS Y TRATAMIENTOS

Antes de nada quiero comenzar diciendo que vamos a procurar hacer lo más fácil y comprensibles tanto las definiciones como las nomenclaturas. No creo que sea cuestión de soltar un sinfín de términos médicos para que al final quede un bonito texto pero ininteligible o casi, de manera que, sin dejar de ser veraces, vamos a intentar ser lo más claros posible, incluso si no tenemos más remedio que usar algún termino difícil, lo explicaremos. Vamos a ello pues.

¿Qué es la fascitis plantar?

Para empezar diremos que todos los términos médicos que acaben con el sufijo «itis» significan inflamación, si definimos lo que es la «fascia plantar» muy posiblemente tengamos muy clara la definición de la fascitis plantar.

Como dijimos al principio no entremos en complicaciones técnicas, para eso están las enciclopedias y guías médicas que pululan por la red, de manera que solo diremos que eso llamado «fascia» está en la planta del pie, es una especie de tela que va desde el talón (en realidad desde un hueso que ahí allí que se llama calcáneo), hasta los dedos del pie.

Tiene varias funciones, como cualquier órgano o tejido que hay en el cuerpo, no viene al caso describirlas, lo que sí viene es decir que la inflamación de esta tela es lo que llamamos fascitis plantar.

fascitis plantar

Causas de la fascitis plantar

La mayoría de los males, sobre todos los físicos, son causados por «el mal uso» de una zona, por ejemplo hábitos laborales, ropas inadecuadas o como es el caso de esta dolencia, las malas costumbres al andar o correr, por eso es una lesión frecuente en deportistas, las repentinas subidas de peso y un exceso de gimnasio también son causas posibles.

Es lógico que sea así si pensamos que el pie es el que está en contacto con el suelo y, dicho en tono coloquial, todo el cuerpo está encima. Por ello debemos ser cautelosos.

Síntomas de la fascitis plantar

dolor fascitis plantar

El cuerpo humano posee en mecanismo que nos avisa de cuando algo va mal, ya sea inflamación, rotura o cualquier otra contingencia, es como una alarma que salta cuando el humo trae fuego y la cosa se puede complicar, además lo hace de forma inteligente, es decir no solo avisa, sino que también lo hace en el sitio en el mal está localizado, este mecanismo es el dolor. En el caso que nos trae, es decir, la fascitis plantar ocurre un tanto de lo mismo.

El síntoma principal es el dolor en el talón, en este caso es más intenso por las mañanas por la inmovilidad y rigidez de la noche. También podemos notar una hinchazón pequeña, incluso un enrojecimiento local.

Prevención

Como casi toda prevención los buenos hábitos son básicos, en este caso un buen hábito es el uso de un buen calzado, sin embargo son los especialistas, en este caso podólogos, los que tienen más que decir. Ellos hacen lo que llaman «estudio de la pisada» y aplican soluciones específicas para cada uno, podemos decir que personalizan la prevención.

Pueden incluso, si ven problemas, aconsejarnos y mandarnos plantillas personalizadas, lo cual es muy recomendable porque pueden prevenir incluso otros males. Si para la «gente de a pie» es recomendable, para los profesionales diría que es una necesidad básica.

Diagnóstico

Una de las faceta más importantes en medicina es el diagnostico, o lo que es lo mismo, saber con exactitud cuál es la enfermedad que tiene el paciente. Esto es primordial para poder encaminarlo a un tratamiento adecuado.

Si nos referimos a la enfermedad de la que estamos hablando, suele ser el doctor el que, después de una exploración, nos diga la realidad del mal. Como ya señalamos cuando nos referimos a los síntomas, es importante que vayamos a las primeras apariciones, de esta forma evitaremos que se haga crónica.

Tratamiento para la fascitis plantar

Va depender del estado en el que se encuentre la enfermedad, como norma general los antiinflamatorios y el uso de fisioterapia suelen aliviar y curar la enfermedad, sin embargo son los doctores los que tienen en su mano la solución tras examinarnos, esta puede ser o bien una simple plantilla o incluso, si el caso es más graves, la cirugía.

Otros datos

Poco más podemos añadir a lo ya dicho, recordar que es una lesión que se produce por exceso de ejercicio o por un mal sistema de pisado, los consejos que podemos aportar son pocos pero importantes. Untar y masajear con pomadas antiinflamatorias, hacer rodar una botella con agua helada o estirar por costumbre los gemelos, la fascia y el tendón de Aquiles. Por fin me gustaría incidir en que esta información es orientativa y pese a haber sido investigada y corroborada, la última decisión (y la primera) debe recaer en manos de un especialista.

¿Qué seguros cubren esta enfermedad?

Obviamente las compañías, sobre todo las grandes, especialistas en salud tienen entre su  elenco de médicos profesionales y especialistas de las enfermedades del pie (podólogos), sin embargo al ser una enfermedad que afecta sobre todo a deportistas, raro sería que estos no tengan algún tipo de seguro específico, por otra parte, al ser un mal cuyo tratamiento y diagnóstico no resulta muy caro, además de estar incluido en la Seguridad Social, es de prever que las compañías de seguro también la tengan entre sus coberturas, como ya hemos dicho, sobre todo las de Seguros de Salud.

Deja un comentario